Dulces de Andalucía

La mayoría de los postres tradicionales de Andalucía se caracterizan por una clara influencia árabe,que se hace patente en el uso de la almendra y la miel. Destacamos la Torta Real de Motril, los tocinos de cielo de Guadix, las torrijas de Semana Santa o los piononos de Santa Fe.
Merecen una mención especial los reconocidos productos con I.G.P o E.T.G como los Mantecados y polvorones de la Estepa, las tortas de aceite de Castilleja de la Cuesta o los alfajores de Medina Sidonia ,en la provincia de Cádiz, los cuales representan la quintaesencia de esta tradición árabe. Se elaboran con miel , almendras , avellanas, harina y pan rallado y son aromatizados con cilantro, clavo de olor, anís, sésamo y canela. Sería difícil imaginar una combinación de sabores que pudieran representar mejor los pasteles árabe-andaluz. Los pasteles están hechos de una receta que se ha perdurado en esta ciudad durante siglos. El procedimiento comienza con el calentamiento de la miel. Las avellanas tostadas, trituradas y las almendras se mezclan junto con la miel, pan rallado, harina, sésamo tostado, cilantro, clavo de olor y anís. Mientras está todavía caliente, la mezcla se corta y se enfría a temperatura ambiente y luego se moldea en las formas cilíndricas largas características. También se puede agregar canela a la mezcla caliente. Finalmente, los rodillos cortados se sumergen en jarabe, se cubren con azúcar y se espolvorean con canela en polvo. A continuación, se envuelven individualmente.

El tocino de cielo es un postre elaborado a base de yema de huevo caramelizada y azúcar, compacto y de color amarillo intenso. La tradición sitúa su origen en Jerez de la Frontera. Actualmente es típico en Andalucía, manteniendo gran arraigo en la propia Jerez de la Frontera, en Asturias, como por ejemplo los tocinillos de cielo de Grado, y algunas localidades de Castilla y León

Para acompañar las comidas, la I.G.P. Pan de Alfacar. El Turrón de Cádiz, las anguilas de mazapán, el dulce de membrillo, los roscos de vino, etc., son dulces que cuentan ya con producciones industriales de gran calidad.
También hay una serie de postres que recogen una larga tradición de conventos en la cocina andaluza, que se refleja, por ejemplo, en las famosas yemas de Santa Úrsula/San Leandro, los buñuelos de San Benito, piononos de Santa Fe, hojaldres de cabello de ángel, frutas en almíbar, dulces de calabaza, toronjas confitadas, maimones, pestiños, verdugados, etc. 

Acerca del autor

Montse

Deja un comentario